jueves, 26 de julio de 2012

LA OVEJA NEGRA

CONTINUANDO CON EL CICLO ACTORES Y ACTRICES
CUBANOS QUE TRIUNFARON EN MÉXICO, UNA GRAN
POETA Y ACTRIZ QUE FUE EL ETERNO PERSONAJE
SECUNDARIO DE MUCHAS PELICULAS MEXICANAS
Y DE CO-PRODUCCIONES CUBA - MÉXICO.
DALIA IÑIGUEZ.
Dalia Íñiguez, (Dalia de las Mercedes Iñiguez Ramos). Nació en La Habana
(Cuba), el 1 de mayo de 1901, y falleció en el Distrito Federal  (México),
el 4 de octubre de 1995. Actriz. Realiza estudios musicales y de magisterio
en La Habana. Comienza su carrera artística como declamadora y escribe
 también poemas. Como recitadora recorre toda América Latina y los
Estados Unidos. Su primera aparición fílmica tiene lugar en la cinta
peruana El vértigo de los cóndores (1939), del chileno Roberto Saa Silva.
En 1943 debuta como actriz en el Teatro Auditorium. Al año siguiente se
establece en México y allí continúa su carrera radial, teatral y
cinematográfica. Su primer esposo es el actor y barítono español
Juan Pulido, que la ayuda a pulir sus excelentes cualidades como
declamadora, y junto al cual actúa en El ropavejero (1947) de
Emilio Gómez Muriel, Zorina / La mujer maldita (1948) y El ángel
caído (1948) —coproducción con Cuba— de Juan José Ortega 
y Cita con la muerte (1949) de Jaime Salvador. En segundas
nupcias contrae matrimonio con el actor cubano Rafael Bertrand,
con quien coincide en Yo no creo en los hombres (1955),
Corazón salvaje (1956) y Tropicana (1956), de J. J. Ortega
y La edad de la tentación (1959) de Alejando Galindo.
Encarna a Doña Leonor Pérez, la madre de José Martí, en la
cinta cubano-mexicana La rosa blanca (1954) de Emilio Fernández.

Otros títulos: 1945: El puente del castigo. M. M. Delgado. México;  1949:
Cuando los padres se quedan solos. J. Bustillo Oro. México; Escuela para casadas.
M. Zacarías. México; La oveja negra. I. Rodríguez. México; La vorágine /
 Abismos de amor. M. Zacarías. México;  1950: Amor salvaje. J. Orol. México;
Doña Diabla. T. Davison. México; Quinto patio. R. J. Sevilla. México; 
La vida en broma. J. Salvador. México; 1951: Los apuros de mi ahijada.
F. Méndez. México; Mi marido. J. Salvador. México; Nunca debieron amarse.
R. Peón. México; Retorno a quinto patio. J. Díaz Morales. México; 1952:
Los hijos de nadie. C. Véjar. México; Mamá nos quita los novios. R. Rodríguez.
México; Marejada. C. Toussaint. México; 1953: Ella, Lucifer y yo. M. Morayta.
México; 1954: Frente al pecado de ayer. J. J. Ortega. México-Cuba;  1955: …¡
Y mañana serán mujeres! A. Galindo. México; 1956: Rosalba. H. Gómez Landero; 
1957: Feliz año amor mío. T. Demicheli. México;  1959: Flor de canela.
R. Pereda. México; 1961: Ay Chabela…! J. J. Ortega. México; En carne propia.
 J. J. Ortega. México; Vámonos para la feria. R. Pereda. México. 1965:
Los cuervos están de luto. F. del Villar. México.
En esta foto de izquierda a derecha el baritono Juan Pulido, Zenobia
Campubri,Dalia Iñiguez y Juan Ramón Jimenez.
COMENZAMOS CON LA PELÍCULA "LA OVEJA NEGRA"
CON FERNANDO SOLER Y PEDRO INFANTE. 
AÑO     1949
DURACIÓN     104 min.
PAÍS     [México]
DIRECTOR     Ismael Rodríguez
GUIÓN     Rogelio A. González, Ismael Rodríguez
MÚSICA     Raúl Lavista
FOTOGRAFÍA     Jack Draper  

REPARTO     Fernando Soler, Pedro Infante, Andrés Soler, Dalia Íñiguez,
Virginia Serret, Amelia Wilhelmy, Amanda del Llano, Antonio R.
Frausto, Francisco Jambrina, Guillermo Bravo Sosa, José Muñoz,
Salvador Quiroz, José Pardavé, Wolf Ruvinskis 
SINOPSIS: Cruz Treviño Martínez de la Garza, es un borracho incurable,
que hace sufrir mucho a su esposa  Vivianita y a su hijo Silvano, con sus
constantes faltas a la casa, amoríos y escándalos. Un día, este hombre es
postulado como prefecto de su pueblo, mientras que otros amigos postulan
a Silvano. Padre e hijo se enfrentan por el poder, saliendo ganador Silvano.
En tanto, uno de los amores de Silvano decide vengarse de haber preferido
a otra seduciendo a su padre y provocando que se vuelva un peor ser humano.
Silvano acepta ser su querer con tal de que deje a su padre en paz; según
sus propias palabras, no lo hace por su padre, sino para aplacar el dolor de
su madre. Cuando el padre se entera de todo esto, va a buscar a su hijo
y casi lo mata. Viviana, en su  lecho de muerte, suplica a Silvano que traiga
 a su padre, lo cual cumple. La película finaliza con la muerte  de Viviana y
el arrepentimiento de Cruz. 

DALIA IÑIGUEZ EN 1929


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada